La línea Motril-Melilla hace historia

La naviera Armas confía en poder mover la friolera de 200.000 pasajeros con esta línea, que hará el viaje de ida y vuelta entre los dos puertos en cuatro horas y media. El coste del billete será de 217 euros.

Ayer era el día clave para convencer y lo consiguieron. Para ello, se programó una travesía a la que estaban invitados autoridades, políticos, empresarios y medios de comunicación de la zona para intentar convencerles de que la línea Motril-Melilla será todo un éxito. El anfitrión era nada más y nada menos que Antonio Armas, propietario de la naviera que lleva su apellido y que espera mover la friolera de 2,3 millones de visitas entre todos sus barcos (con la inclusión de esta línea prevén sumar 200.000 más).

La expectación era máxima a las 8 de la mañana en el Puerto de Motril. Antonio Armas comentó a las autoridades: “Estoy deseando empezar, estoy en manos de estos señores”, haciendo referencia a los presidentes de las autoridades portuarias de Motril y Melilla, Ángel Díaz Sol y Arturo Esteban. Aún quedan por realizar algunos cambios en los muelles, pero se habló de que con “total seguridad la semana que viene se pondrá la línea en funcionamiento”.

Pocos minutos antes de las ocho y media de la mañana la embarcación abandonó la dársena motrileña con los invitados en el puente de mando, donde el capitán Hamil Jabur puso rumbo a Melilla. El objetivo era llegar en 4 horas y cuarto.

Durante este tiempo tocaba convencer a los potenciales usuarios de las razones para utilizar este servicio. Inmediatez y precio son los principales argumentos que ofrece Armas para hacerse un hueco en el transporte de la Ciudad Autónoma de Melilla. Después, figuran otros como comodidad y servicios, que pudieron ser comprobados por los presentes, mediante un excelente desayuno tipo buffet en el comedor o la cafetería de a bordo, los camarotes o una piscina en la cubierta para disfrutar durante el trayecto.

Las condiciones climatológicas acompañaron para convencer a los presentes de que el viaje había merecido la pena, pues la ruta transcurrió con el mar en calma y un cielo totalmente despejado.

La expectación a la llegada al continente vecino era enorme. Entre las numerosas autoridades presentes, figuraban el subdelegado del Gobierno, Antonio Claret, el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda o el presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla, Arturo Esteban.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, Ángel Díaz Sol, fue el primero en tomar la palabra y mostrar su satisfacción por el hecho de que estos dos puertos “estén unidos por una línea marítima, moderna y cómoda que, sin duda, satisfará las necesidades que los pasajeros”.

El presidente de la naviera Armas desveló que es una apuesta diseñada para los melillenses, pero añadió que también los granadinos se podrán beneficiar de paquetes especiales. Así, el coste de un billete de ida y vuelta, para dos personas, incluido el coche, es de 217 euros. El precio de la butaca es de 33 euros ida y 66 ida y vuelta. Los niños hasta 12 años se beneficiarán de un 50%. Y los menores de 4 años no pagan. Armas se mostró confiado de que sus precios son muy competitivos, a lo que se une la ventaja de que el servicio es diario.

Por su parte, Claret, se declaró como el futuro cliente número 1 de esta línea, debido a su ocupación en Melilla y su condición de granadino. De esta manera, encarna el prototipo del cliente que esperan: funcionarios, profesores, universitarios … que desean volver a menudo a la península, aunque también todos aquellos que quieran realizar la travesía contraria para descubrir los encantos de la ciudad y del continente vecino.

Fuente: Granada Hoy (07/07/2011)