Un concurso premiará la mejor cerámica granadina

La Fundación Agua Granada dio ayer a conocer las bases de la primera edición del concurso de figuras de terracota que celebrará la institución el próximo mes de octubre y que dotará de tres premios de 2.000, 1.500 y 1.000 euros a las tres mejores obras presentadas al certamen.

El presidente de la Fundación y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Granada, Juan García Montero, aseguró ayer que este premio “viene a completar otras iniciativas que desarrolla el Ayuntamiento, la Diputación y la Junta de Andalucía” en materia de promoción cultural.

Por su parte, el director gerente de la institución, Arcadio Ortega, subrayó que en Granada existe un importante número de artesanos que trabajan esta técnica de manera “callada y poco conocida” y que , por ello, es bueno que la Fundación incentive proyectos que den visibilidad a unas labores artesanales que, de otra manera, quedarían fuera de los circuitos culturales.

La convocatoria para presentar las piezas a concurso empezará del 1 al 15 de septiembre y podrán concurrir todos los artistas y artesanos que lo deseen, independientemente de su nacionalidad o su residencia. Los únicos requisitos formales que recogen las bases del concurso son que las piezas presentadas tengan un volumen de entre 50 y 80 centímetros y que los concursantes estén dispuestos a cederlas de manera definitiva a la Fundación en caso de que resulten seleccionadas como ganadoras.

El jurado estará formado por tres artistas relacionados con el mundo de la pintura y la escultura, como Ramiro Mejías, Miguel Ruiz y Jesús Jiménez Mariscal. Este último aseguró ayer que la alfarería representa una de los oficios más enraizados dentro de la tradición artesana de la capital granadina. “Durante siglos, miles de personas han dedicado su labor profesional a perfeccionar una técnica de terracota que, actualmente, es apreciada en los cuatro continentes”.

Sin embargo, para el artista, el nuevo estilo de vida y la implantación de métodos y tecnologías industriales en el sector, están dando lugar a que, cada vez, se puedan encontrar menos artesanos dedicados a este labor, a medio camino entre la pintura y la escultura.

Fuente: Granada Hoy (07/07/2011)