Europa elige a Granada para estudiar el impacto de la Cultura en la economía local Su patrimonio, el capital humano y la tolerancia se postulan como las mayores fortalezas que presenta la ciudad. La accesibilidad es una de las variables en las que debe mejorar

La Capitalidad Cultural Europea en 2031. Esta es la meta fijada por Granada, ciudad en la que su patrimonio histórico-cultural juega un papel fundamental a nivel económico. Tal es así, que la ciudad ha sido una de las elegidas por la Comisión Europea para medir el impacto de la cultura en la economía local.

A nivel europeo, el sector cultural ocupa en torno al 4,5% del Producto Interior Bruto (PIB), además de suponer cerca de un 4% del empleo europeo. Estos datos son un claro ejemplo de cómo la cultura y la creatividad contribuyen al desarrollo social, al crecimiento económico y a la creación de empleo de las ciudades, pero realmente no había ningún estudio objetivo que demostrase esta relación.

Con el fin arrojar luz sobre esta relación, la Comisión Europea ha elaborado un estudio comparativo con el que se mide el impacto del sector cultural en la sociedad y la economía local, en el que han participado 168 ciudades europeas que destacan en este sector, entre las que se encuentra Granada.

Para ello, el Centro Común de Investigación (CCI) ha creado una herramienta denominada Monitor de las Ciudades Culturales y Creativas, “para medir la importancia del sector cultural y creativo de las diferentes ciudades y así compararlas y ver dónde se puede mejorar”. Esta fue la definición que el portavoz de la Comisión Europea en España, Dimitri Barea, ofreció a Granada Hoy sobre esta herramienta, la cual se ha articulado en torno a tres índices principales: el dinamismo cultural, la economía creativa y el entorno propicio.

Estos tres ejes se organizan en nueve dimensiones, que se subdividen en 21 indicadores en los que se miden desde el número de museos y salas de conciertos, hasta el empleo en los sectores cultural y creativo, y desde las solicitudes de patentes de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), hasta el nivel de confianza que tienen entre sí los ciudadanos de ese lugar.

“La idea es mejorar el apoyo a la cultura, y sobre todo va dirigido a quienes llevan las políticas culturales de las ciudades para que puedan mejorar”, explicó Barea, quien además indicó que “por ello, se trata de hacer un balance objetivo sobre el sector cultural, y no un ranking para ver cuál es la ciudad más cultural o menos”.

En este sentido, de lo que se trata es de “poner en relieve las ciudades europeas que han tenido éxito a la hora de encontrar sus propias formas de utilizar el potencial de la cultura y la creatividad, para impulsar el desarrollo, la innovación y la creación de empleo, y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, tal y como indicó el comisario europeo de Educación, Juventud, Deporte y Cultura, y responsable del CCI, Tibor Navracsics.

Según los datos que maneja este monitor, la ciudad ideal en Europa sería una combinación de aquellas con mejores actuaciones en cada indicador, en el cual la ciudad de la Alhambra se encuentra bien situada por lo general.

Precisamente gracias a su patrimonio, Granada se encuentra en la zona alta de la tabla europea. “La infraestructura cultural de Granada es muy amplia porque tiene mucho patrimonio”, expuso Barea, quien indicó que si se compara a nivel de infraestructuras con otras ciudades de su tamaño, así como aquellas que cuentan con un PIB similar, “Granada, gracias a su oferta cultural se sitúa en lo alto del ranking europeo”.

En concreto, la ciudad es una de las destacadas en ‘Vibración Cultural’, ya que de 64 ciudades clasificadas en el grupo S-M de este estudio, se postula en novena posición. Por su parte, gracias a su valoración en Lugares e Instalaciones Culturales, Granada goza de una plaza algo mejor al situarse en octavo puesto.

En cuanto al capital humano que propicia la cultura, el factor clave de la ciudad lo aporta la Universidad de Granada, mientras que en tolerancia y apertura a la integración de extranjeros -otra de las características que se ponderan-, la ciudad vuelve a disfrutar de buena nota.

Al igual que sucede en el resto de ciudades españolas que forman parte de este estudio -Salamanca, Bilbao, San Sebastián, Santiago de Compostela, Madrid, Córdoba, Las Palmas de Gran Canaria, Barcelona, Zaragoza, Burgos, Sevilla, Lérida y Valencia- en apoyo institucional, cuenta con una valoración bastante alta. En este sentido, según el índice de 0 a 100 que mide esta cualidad, Granada supera los 60 puntos, lo cual nos equipara a ciudades de mucha más extensión territorial como son Madrid o Barcelona.

Sin embargo, la nota negativa se encontraría en cuanto a conexiones y accesibilidad. Pese a que la ciudad se encuentra en una buena situación para acceder por carretera, la falta de infraestructuras ferroviarias es algo clave en este sentido, al igual que el aeropuerto, pese a estar en expansión aún no cuenta con una amplia oferta en comparación con otros destinos.

Gracias a todos estos datos, las ciudades conocerán qué deben modificar para conseguir mejorar su posición cultural, aspecto que estaría muy relacionado con la candidatura granadina a la Capitalidad Cultural de 2031.

Tal y como indicó Barea, “aprovechando que Granada tiene todo ese capital humano que sale de la universidad, que tiene buenas bazas en ámbito de patrimonio y dinamismo cultural, puede desarrollar una buena economía creativa y mejorar en ese ámbito”.

Por todo ello, la ciudad puede valerse de este balance para conseguir “mejorar su estrategia en base a la candidatura”, así como ayudar “a quienes luego valorarán dicha propuesta”.

Fuente: Granada Hoy