El turismo rural se erige como producto estrella en Navidad

La ocupación en casas y hoteles rurales de Andalucía ronda el 95% y se espera llegar al lleno con el paso de los días. Desde Rural Andalus valoran esta cifra como “positiva”.

Navidad y Año Nuevo son fechas durante las que se procura descansar y compartir momentos con aquellos familiares y amigos a los que no se le dedica el tiempo deseable el resto del año. Son días ideales para viajar, desconectar en un hotel o acudir a restaurantes, y así lo contempla el sector turístico de Andalucía, que espera quitarse el mal sabor de boca que dejó el plante de los controladores aéreos. Aunque no se viaje como en años anteriores, hay confianza entre profesionales y hoteleros de que las reservas se comporten “razonablemente bien”. La tendencia es realizar desplazamientos más cortos y, en este escenario, gana enteros el turismo rural, producto estrella durante este periodo.

Se trata de una opción asequible para muchos bolsillos, además de que permite a familiares y amigos estar juntos a lo largo de varios días. El tour operador Rural Andalus es un ejemplo de su alta demanda: la ocupación de sus casas y hoteles rurales desde Nochebuena hasta el 2 de enero estaba ayer al 94%. “Es una cifra algo peor que la del año pasado, otros años por estas fechas estábamos cuadrando reservas, pero la valoración es bastante positiva si la comparamos con otros sectores”, asegura al respecto Nuria García, una de las responsables de Rural Ándalus.

A pesar de que el cartel de completo aún no está colgado, García muestra confianza en que se ocupen el resto de plazas durante los próximos días. “La tendencia continúa siendo la de reservar de un día para otro, ya no hay tanta antelación, pero esperamos estar completos”, señala.

No obstante, hay ofertas ya agotadas a día de hoy salvo cancelaciones. “Las casas más grandes las tenemos todas ocupadas de aquí a final de año. Es una época en la que se estilan más las reuniones de amigos y de familias”, señalan desde el tour operador. García afirma que aún se pueden reservar recintos más pequeños, pensados para ir en pareja, al tiempo que desvela que crece la contratación de paquetes en hoteles rurales: “Las casas grandes son lo que más se lleva, pero están aumentando estos paquetes que incluyen barra libre, uvas y te lo ponen todo por delante”.

La comunidad andaluza presenta una amplia oferta de turismo rural, pero, según Rural Andalus, Sierra de Cazorla, La Alpujarra o Grazalema son zonas en auge durante estos días. Según Nuria García, el segmento rural y de naturaleza es una alternativa “segura” en tiempos de crisis y ajena a conflictos como los de los controladores aéreos. “No nos afectó. Salvo catástrofe natural, no nos afectan este tipo de problemas porque no dependemos de aviones. Es más, el día siguiente en que estalló todo nos llegaron de rebote muchas reservas de gente que había contratado paquetes de agencia”, asegura.

García cree que es el turismo rural es un segmento al alza “que está calando en la gente”. “Entre 2003 y 2007 tuvimos un boom espectacular. Ahora todo está más estable, porque los precios ya no son tan bajos. Hay mayor conciencia y interés por el turismo sostenible. Ya no somos una alternativa, sino un segmento más. Incluso ofertamos hoteles de cinco estrellas y de gran lujo que superan en calidad a los establecimientos convencionales”, reflexiona.

Fuente: Granada Hoy (22/12/2010)