BMN y Bankia activan hoy el calendario para la fusión real Prevén obtener las autorizaciones a final de año y concluir la integración informática a mediados de 2018

Ahora sí. Dos meses y medio después del anuncio oficial, Bankia y BMN inician hoy el proceso de fusión real, activando un calendario que les llevará a convertirse a final de año en una única entidad, el cuarto banco más potente de España. La cita que las Juntas Generales de Accionistas de los dos grupos tienen hoy a las 12:00 horas cambiará para siempre el mapa financiero español, dando el primer paso de un nuevo proceso de concentraciones bancarias.

Los accionistas de las dos entidades, que se reunirán en Valencia en el caso de Bankia y en Madrid en el caso de BMN, tienen encomendada la tarea de dar el pistoletazo de salida a la fusión, paso necesario para comenzar el proceso de solicitud de autorizaciones. Una vez obtenidas las ‘bendiciones’ de las distintas autoridades, las dos entidades iniciarán el proceso de integración propiamente dicho, poniendo especial atención a la integración de sistemas informáticos. Según explicó ayer el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, la idea es que la integración informática se culmine en el segundo trimestre de 2018, “un plazo muy corto” si se compara con lo que suele ser habitual en este tipo de operaciones. “Para nosotros es muy importante que sea corto porque la integración de sistemas es la mejor manera de que los clientes vean realmente las ventajas de esta operación”.
Esas ventajas, según Goirigolzarri, están más que claras para los accionistas de Bankia, ya que la previsión es que para 2020 el beneficio haya alcanzado los 245 millones de euros, incrementando el beneficio por acción en un 16%. Para entonces, apuntó el presidente de Bankia, la rentabilidad del capital invertido por la entidad en esta operación de fusión ascenderá al 12%.

Queda por ver si las ventajas son tales para los accionistas de BMN, para los trabajadores de la entidad y los ciudadanos que se benefician de su red territorial. En el caso de Granada, la principal incógnita está en los más de 200 trabajadores de los servicios centrales, ya que el solapamiento de oficinas de BMN y Bankia en la provincia es mínimo.

En el horizonte de la integración completa, Granada no solo tiene que resolver las negociaciones sobre plantilla y oficinas, sino también sobre su propia relevancia en una entidad en la que numéricamente contará muy poco. Tras la fusión, BMN pasará a tener un 6,7% del capital de Bankia, y CajaGranada apenas tenía ya un peso del 2,8% en el banco que conforma junto a Caja Murcia y Sa Nostra. En su día, los representantes políticos e institucionales de la provincia abogaron por negociar para que Granada se consolide como el punto de referencia de Bankia en Andalucía, así como por mantener la implicación cultural del banco en la provincia.

Fuente: Granada Hoy