Apadrina un jamón

Una empresa de Trevélez da la oportunidad a sus clientes de que apadrinen los perniles. Los padrinos y madrinas podrán seguir a través de Internet el proceso de curación de su jamón.

Una empresa familiar jamonera ubicada en Trevélez ha decidido utilizar las nuevas tecnologías para dar a conocer sus productos a través de una iniciativa tan original como divertida. Se trata de que todo aquel que quiera, bien porque le guste el jamón o bien porque le parece una buena idea, puede apadrinar un sabroso pernil. Le pondrá el nombre y durante los dieciocho meses que dura su estancia en un saladero, el padrino podrá saber a través de vídeos, fotos y comentarios, cómo va el proceso de curación. Lo jamones se conviertan así en ahijados. Al final, el padrino o madrina podrá o no comprar el jamón, dependerá del cariño que le haya tomado.

La idea la ha tenido María José Cara y ya tienen 28 padrinos, que le han puesto a sus jamones los nombres de ‘Hilario’, ‘Jamonente’ o ‘Ramón’. Para solicitar el apadrinamiento de un jamón basta basta dejar un comentario en “El diario de una jamonera”, blog oficial de Jamones 2.0. También se puede hacer a través de Twitter, siguiendo la conversación @apadrinounjamón, o en la página que la empresa tiene en Facebook. «Nosotros entonces le presentamos a otros padrinos que tienen en su poder dos invitaciones. No queremos ser nosotros, sino los propios padrinos los que inviten a otras personas. ¿Los requisitos neccesarios? Pues que la persona tenga sentido del humor y que le apasione el jamón de La Alpujarra», dice María José.

 

Fuente: Ideal (23/11/2010)