“La felicidad no está en las tres estrellas”

Con 14 años entró por primera vez en un restaurante. Fregó cazuelas, limpió pescado y supo que quería ser empresario y tener su propio negocio. Leer