La calidad formativa al servicio de la sociedad

Icade ha jugado un papel fundamental para el desarrollo empresarial y del capital humano en España en los últimos 50 años.

La evolución del tejido empresarial y económico que ha vivido España en las últimas décadas ha sustentado sus raíces en el desarrollo formativo y el espíritu emprendedor. La formación de profesionales adaptados a las necesidades de un mundo cada vez más globalizado ha sido clave para el desarrollo del país. En este proceso, el Instituto Católico de Administración y Dirección de Empresas (Icade) ha desempeñado un papel fundamental, gracias a su apuesta innovadora, que ha situado al centro, en todo momento, como pionero en el ámbito académico. En su 50o aniversario, la facultad mantiene su postura de adaptar el método educativo a los nuevos tiempos. La implantación del Espacio Europeo de Educación Superior en la UE ha abierto una puerta que la institución está aprovechando para consolidar su posición internacional. El último fruto de esta apuesta es el nuevo título oficial de grado de Ciencias Empresariales Internacionales, como una modalidad alternativa a los tradicionales estudios de Administración y Dirección de Empresas.

Icade no quiere quedarse atrás y busca en todo momento renovar su oferta formativa, vocación que recibe de la institución en la que se enmarca: la Universidad Pontificia Comillas. Así, acaba de impulsar una carrera centenaria en el mundo anglosajón, pero de la que carecía España: Relaciones Internacionales. La facultad ha destacado en todo momento por ser pionera en su oferta, adelantándose a su tiempo. Icade nació precisamente de la unión de los estudios jurídicos y de ciencias empresariales.

En la actualidad, Comillas cuenta ya con más de 300 acuerdos con universidades de todo el mundo, al tiempo que pertenece a prestigiosas redes de instituciones académicas. Además, Comillas forma parte del campus de excelencia internacional Aristos Campus Mundus, junto con las universidades de Deusto y Ramon Llull. Su espíritu innovador le sirvió para conseguir el sello de calidad de Madrid Excelente.

La celebración del 50o aniversario se cerró con la entrega de medallas conmemorativas a 16 empresas que colaboran con la institución. Entre las premiadas se encuentran compañías dirigidas por antiguos alumnos, como son Fernando Vives, socio director de Garrigues, Alfonso Serrano-Suñer, presidente y consejero delegado de Management Solutions, o Carlos Mas, presidente de PwC en España. El evento tuvo lugar en la sede del Ayuntamiento de Madrid, donde el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, alabó el buen hacer de la institución, que se ha convertido “en un beneficio para toda la sociedad”.

El acto central de la conmemoración del cincuentenario estuvo presidido por el Príncipe de Asturias, quien destacó su “enorme aportación para el desarrollo empresarial del país”. “Icade es sinónimo de la excelencia, el rigor y el buen hacer que caracteriza nuestras instituciones universitarias más prestigiosas”, expresó. Sin embargo, los mejores embajadores de la facultad son los miles de alumnos que han pasado por sus aulas y que han obtenido una formación de calidad y de prestigio.

“En Icade tuve el privilegio de compartir mis años universitarios con unos excelentes profesores y, no menos importante, con mis compañeros de promoción, gente brillante de la que también aprendí mucho. Además me dio la oportunidad de realizar parte de mi carrera en una de las principales escuelas de comercio de Francia, el Essec”, afirma Serrano-Suñer. “Este centro ha jugado un rol determinante en España durante los últimos 50 años, preparando el capital humano, difundiendo el conocimiento y potenciando las habilidades de las personas. Todo eso recibí”, subraya.

El paso de los jóvenes estudiantes por Icade supone, además, un gran salto personal, opina Fernando Vives, ya que “la inmensa mayoría de los antiguos alumnos coincidimos en que, de una u otra forma, ha marcado nuestra actividad profesional e incluso nuestra vida”. “En sus aulas mejoré mi forma de enfocar los problemas desde la lógica, aprendí a seguir un método y adquirí una base de conocimientos que me han servido mucho en la vida profesional”, indica.

Medio siglo después de su nacimiento, Icade sigue siendo una de las referencias para los futuros directivos del país. Ellos jugarán un papel fundamental para superar los nuevos retos que plantea el mundo actual y participarán en la salida de la crisis y en la modernización del tejido empresarial español.

Líderes en innovación durante medio siglo

Desde sus inicios, hace 50 años, Icade ha destacado siempre por mantener una posición cabecera en su oferta formativa respecto a otras instituciones académicas. Hasta su nacimiento, en el curso académico de 1960-61, “ningún título impartido en las universidades españolas abarcaba los conocimientos necesarios de los directivos de la empresa que los nuevos tiempos requerían”, explican sus responsables. “Elegí Icade, en buena medida, por la posibilidad de estudiar una doble licenciatura de Derecho y Ciencias Económicas, además de por su prestigio”, explica Fernando Vives. La capacidad para ofrecer una formación pionera ha atraído siempre a los alumnos. “La institución ha sabido ir adecuando su propuesta de valor a las necesidades de la sociedad con la que se relaciona, pero dejando siempre clara su marca de identidad, su cultura y sus valores”, afirma Serrano-Suñer. Para los próximos años, la facultad pretende consolidar su internacionalización en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior.

Fuente: Cinco Dias (15/11/2011)