El whisky de Padul planta cara al escocés

Embrujo de Granada supera en una cata a ciegas en la feria Gastrotur a las mejores marcas del mundo. El panel de expertos estaba formado por 25 profesionales de varias esferas.

En el transcurso de la Feria Gastrotur celebrada la semana pasada en Armilla, se realizó una cata a ciegas denominada por los organizadores Whisky español vs whisky escocés. En ella participaron marcas tan conocidas como Cutty Sark, Glenrkirchie, Aberlour, DYC 8 años, Glenfiddich 12 años y Embrujo de Granada, el único whisky de malta que se produce en España y que se fabrica en Padul.

En la primera cata las mejores posiciones fueron acaparadas por los dos últimos, con una puntuación del 30% para Glenfiddich y 60% para el granadino. En la segunda cata se procedió a rebajar con agua el whisky a 20 grados y fue en esta segunda oportunidad cuando Embrujo arrasó y superó sobradamente al resto.

El maestro de ceremonias y responsable de dirigir la cata fue Juan Muñoz, presidente de la UAES (Unión de Asociaciones Españolas de Sumilleres), que también ejerció como vicepresidente de la Asociación Mundial de Sommeliers (Worldwide Sommelier Association).

El panel de expertos estaba compuesto por 25 profesionales de diferentes esferas: Jefes de cocina, sumilleres, expertos en dietética y nutrición y propietarios de restaurantes.

Según estos especialistas,a pesar de la dulzura del Glenfiddich, quedaba “muy plano en boca” y no pudo vencer al licor granadino que consiguió de esta manera plantar cara al actual número 1 en ventas en el mundo.

Francisco Peregrina, gerente de la empresa, dijo sentirse muy orgulloso del resultado de tan prestigiosa cata y aseguró que esperaba ganar a algunos de los contrincantes, “pero lo de vencer a Glenfiddich ha sido para mí la mayor alegría, ya que es el mejor whisky de malta del mundo, y supone un reconocimiento a tantos años de esfuerzo y trabajo, era el enemigo a batir”.

Por último hizo un símil de que se trataba de uno de los pocos casos en los que un david gana a un goliat, ya que se trata de una pequeña destilería que tiene una producción de 25.000 botellas al año, frente a los millones de botellas de la marca escocesa.

Juan Muñoz describió al Embrujo en la cata como “en nariz turba muy suave, vainilla con fondo vinoso; en boca punto floral a fruta y vainilla; aromas muy limpios con nota dulce; herbácea con notas de oloroso o Pedro Ximénez al final; Mediterráneo de notas parecidas que recuerdan al Macallan”.

Y continúa este escritor, profesor de Universidad y de varias escuelas de hostelería y turismo: “Al rebajar con agua mantiene las notas jerezanas, todo muy oloroso con un final dulce; suave; equilibrado; muy sabroso, muy conjuntado, sin aristas”.


Fuente: Granada Hoy (25/11/2010)