El desembolso inicial del gran parque de Marruecos supera los 80 millones

Los socios del grupo empresarial granadino Ditema firmaron ayer con los máximos representantes del Gobierno marroquí el convenio que da el impulso definitivo a la construcción del parque de Casablanca

La de ayer fue, por razones obvias, una jornada emotiva para el centenar de empresarios desplazados hasta Casablanca. Es más, incluso podría calificarse de histórica teniendo en cuenta que el Gobierno marroquí prácticamente al completo dio sus bendiciones a la mayor inversión de empresas españolas en el país africano, que si todo sale según lo previsto comenzará a construirse el próximo mes de septiembre.

A primera hora de la mañana, la expedición procedente de Granada se desplazó desde Casablanca hasta Rabat, la capital marroquí, para asistir a la firma del convenio que da luz verde definitiva al proyecto de Ditema y que establece los acuerdos financieros y logísticos necesarios para iniciar cuanto antes los trabajos.

El convenio, que fue auspiciado por el primer ministro, Abbas El Fassi, y los ministros de Economía y Finanzas, Industria, Interior y Equipamiento y Transportes, supone el compromiso por parte del grupo de empresarios granadinos de realizar una inversión inicial de alrededor de 80 millones de euros que garantice la urbanización del parque, la edificación de las instalaciones de las empresas socias y la puesta en marcha del polígono industrial, comercial y residencial en un plazo aproximado de dos años. Luego vendrá el resto, porque la inversión final prevista por los socios de Ditema -una vez que se hayan instalado todas las empresas que es capaz de albergar el parque- alcanza los 600 millones.

Evidentemente, con la firma del acuerdo el Gobierno marroquí también asume ciertos compromisos sin los que sería muy difícil -y mucho más costoso- llevar a cabo el proyecto. Así, por ejemplo, la Administración alauita se encargará de gestionar todas las licencias de los terrenos colectivos y públicos que se encuentran en los límites del polígono Entretrés y creará una oficina oficina de asistencia para asesorar a las empresas que se instalen en el gran parque de la región de Settat, en Casablanca.

Sin embargo, los dos compromisos más importantes a los que accedió la Ejecutiva alauita, enmarcados en el Acuerdo Nacional para el Desarrollo Económico, están relacionados con el apoyo monetario al proyecto. El Gobierno aportará un 10% de la inversión inicial vinculada a la compra de los terrenos y a la dotación de las infraestructuras necesarias para el funcionamiento del complejo: el suministro de luz y agua y la construcción de un intercambiador que facilitará el acceso al parque desde la autovía que une Settat con Casablanca. Además, Marruecos también ofrecerá una subvención del 10% a todas las empresas que se instalen en el polígono de aquí en adelante.

El primer ministro de Marruecos aseguró durante el acto que Ditema es un buen exponente de las relaciones “basadas en los nexos históricos, culturales y humanos intensos” que existen entre los gobiernos y los empresarios marroquíes y españoles y que “hacen ver el futuro con optimismo”. “Nuestro encuentro hoy demuestra la perfecta armonía de esta relación de intensa colaboración que juega un papel fundamental para consolidar y fomentar una economía abierta”, añadió Abbás El Fassi, que el Gobierno marroquí trabajará “con frenesí y sin descanso para que el proyecto sea una realidad tangible”.

El ministro de Industria, Ahmmed Reda Chami, insistió en que el departamento que representa seguirá siendo un punto de apoyo incondicional para que el proyecto que convertirá a la región de Settat en “un polo de atracción para la industria” alcance “los objetivos y plazos fijados”.

El actual ministro de Economía y Finanzas, Mezouar Salaheddin, que jugó un papel muy importante en la concepción del proyecto abanderado por Ramón Arenas, reivindicó el papel ejemplarizante que jugará el polígono industrial, comercial y residencial de Casablanca, convirtiéndose en un modelo a seguir por otras empresas españolas y extranjeras. “Creo que el éxito de la experiencia previa en Granada, la ilusión que han demostrado los promotores desde el inicio y la confianza que hemos puesto en este proyecto confirman que este contexto difícil es una verdadera oportunidad para avanzar en la puesta en marcha de proyectos de colaboración estratégicos entre las pymes para seguir avanzando en el crecimiento del mercado y en el de sus negocios”.

Sin duda, por muy importante que sea el proyecto para el Gobierno marroquí, los más emocionados de todos los presentes fueron los artífices de que el gran parque de Casablanca haya pasado de ser una idea a una realidad inmediata. Y, en especial, el líder del grupo de empresarios granadinos, Ramón Arenas, que recordó que hace tres años, cuando la iniciativa comenzó a tomar forma, fueron muy pocos los que creyeron en el ambicioso plan de Ditema. Sin embargo, Arenas apuntó que los “buenos amigos” que los empresarios granadinos encontraron por el camino y la ilusión con la que se concibió el polígono Entretrés, les han llevado a hacer realidad un proyecto del que muy pocos pueden presumir.

Aunque la etapa que se cerró ayer es sólo la primera de las que todavía tiene que afrontar el grupo empresarial granadino. “Éste es el pistoletazo de salida de la maratón que tenemos que correr a partir de ahora. Lo único que queremos es seguir contando con vosotros y no defraudaros”, manifestó, visiblemente emocionado, el presidente de Ditema.

Fuente: Granada Hoy (11/06/2010)