El 57% de las empresas del PTS de Granada aumentó beneficios, y el 43% ve asegurado su futuro.

El 96% de las empresas considera el comportamiento emprendedor como un principio fundamental.

El 57 por ciento de las empresas del Parque Tecnológico de la Salud (PTS) de Granada manifiesta haber incrementado su beneficio respecto al ejercicio anterior y el 43 por ciento declara haber cumplido con el objetivo de asegurar el futuro de la compañía a largo plazo, según un estudio.

En el apartado de beneficios, el 19 por ciento ha mantenido una cifra de beneficios similar y el 24 por ciento ha tenido unas ganancias inferiores al año anterior, según se recoge en el informe “Desarrollo empresarial del PTS de Granada: necesidades, prioridades y objetivo”, que se ha presentado hoy y que incluye datos de 2008 y 2009.

El 54 por ciento considera cumplidos los objetivos de beneficios previstos, mientras que el 62 por ciento ve satisfechos los objetivos relacionados con la mejora en sus relaciones con los clientes, ha expuesto Daniel Arias, uno de los responsables del estudio.

Casi la totalidad de las empresas, el 96 por ciento, considera el comportamiento emprendedor como un principio fundamental y el 84 por ciento incentiva y valora la toma de decisiones arriesgadas por parte de los directivos y empleados.

Investigación

En cuanto a la investigación, el 63 por ciento considera “crucial o muy importante” la colaboración con los grupos universitarios a la hora de generar resultados positivos para la actividad empresarial y el mismo porcentaje resalta la necesidad de contar con personal experimentado para incrementar sus beneficios.

En el PTS casi la mitad de las empresas de la muestra han sido creadas a partir de la experiencia profesional previa del promotor o fundador sobre el sector de actividad, aunque un tercio surge con la finalidad de explotar un activo basado en la I+D+i.

Como conclusiones del estudio se señala la posibilidad de generar redes de información entre consultores profesionales y emprendedores potenciales para incrementar el grado de motivación y reducir los riesgos de fracaso, así como la necesidad de optimizar los recursos para convertir el conocimiento científico en innovación tecnológica.

Arias ha señalado que es importante crear una cultura organizativa que permita aprovechar las oportunidades de emprendimiento y que estimule al desarrollo de ideas mediante programas formativos orientados a alumnos e investigadores.

Ha explicado que ya hay grandes diferencias entre empresas porque han tenido diferentes ritmos de crecimientos, con algunas que ya superan los 100.000 euros de ingresos anuales, por lo que habría que “intentar poner programas que satisfagan las necesidades de ambos tipos de empresas”.

Fuente: Ideal (21/06/2010)