Los viajes de negocios crecen pese a la crisis económica

La patronal Gebta, que representa a un 37% del sector de los viajes corporativos, prevé que estos crecerán en 2011 hasta un 3%. Los viajes a larga distancia y el aumento de desplazamientos a América y Extremo Oriente salvan las cifras del año, mientras que el aumento del precio de los hoteles y de los vuelos jugarán a favor del sector durante 2012. La patronal confía en cerrar 2011 con un 3% más de ventas

Cuando la actividad económica flojea, también lo hacen los viajes de negocio. De ahí que la patronal del sector (Guild of European Business Travel Agents, Gebta) subraye que, en un año de grandes convulsiones en todos los indicadores macroeconómicos, el sector de los viajes corporativos vaya a cerrar con un crecimiento de entre el 2% y el 3%. Una cifra que contrasta con la caída superior al 15% que, según los cálculos de la patronal, experimentarán las agencias dedicadas al segmento vacacional.

Los resultados del año se han sustentado en el buen primer semestre registrado, que permitirá absorber la menor actividad en la segunda mitad de 2011. Según el presidente de Gebta, Michel Durrieu, “existe una correlación muy alta entre el nivel de las exportaciones y los viajes de negocios”, por lo que sería “preocupante” que su actividad caiga en picado. Algo que Durrieu descarta que pueda pasar, dado que “a diferencia del segmento vacacional, las empresas siempre están tratando con sus clientes y buscando nuevas oportunidades”.

El business travel supone algo más del 28% del total de la cifra de negocio de las agencias de viaje, correspondiendo el resto al subsegmento vacacional. Cogiendo las cifras de 2010 como referencia, estamos hablando de unos 3.000 millones de euros sobre un total de unos 11.100 millones.

Los viajes de larga distancia, que lógicamente suponen un desembolso mayor, fueron los que más crecieron. Así, las ventas por desplazamientos a América aumentaron un 23,6%, cifras similares a las de Oriente Próximo (27,2%) y Extremo Oriente (19,7%). En este sentido, y retomando la estrecha conexión entre los viajes de negocios y la salud de la economía, los desplazamientos a España cayeron un 5,9%.

Desde el punto de vista del sector, ha ayudado y mucho el aumento de los precios hoteleros a nivel mundial y el de los desplazamientos aéreos. Y su importancia seguirá siendo fundamental, dado que el sector se enfrenta con cierto temor a lo que podría ser un fuerte revés: el descenso de los viajes oficiales derivado de los recortes del gasto (puestos en marcha o anunciados) de las varias Administraciones públicas. Unos 400 de los 3.000 millones que mueven en España los viajes corporativos son atribuibles al sector público.

Durrieu considera que la actividad de las agencias de viaje tiene que pasar por depurar al máximo la información aportada a las empresas acerca de los viajes que contratan. “Más que agencias, debemos considerarnos consultores y gestores de inversiones”, añade. Así, deben centrarse en optimizar el gasto de sus clientes y racionalizar los procesos. La tecnología juega aquí un papel clave. “Los clientes tiene que ser capaces de comprar a través del móvil un viaje a Latinoamérica para el día siguiente”, señala a modo de ejemplo Durrieu.

Gebta vaticina fusiones antes de acabar el año

La patronal de las agencias de viajes corporativos tiene ahora misma una representatividad del 37% del sector, con 17 empresas asociadas. Entre ellas se cuentan Barceló Viajes, Carlson Wagonlit Travel, Viajes Eroski o Rumbo Viajes. El objetivo del presidente de Gebta, Michel Durrieu, es superar el 50% entre 2011 y 2012.

En este sentido, Durrieu se muestra convencido de que la asociación que preside superará sin dificultades la cota del 50%. Para ello podría dar entrada a Gebta a la agencia de viajes de El Corte Inglés, que por sí sola controla el 23% del mercado de los desplazamientos corporativos. En su defecto optaría por invitar a una combinación de agencias de menor tamaño que sumen una cota de mercado similar.

Otro de los mensajes que dejó Durrieu, que compagina la presidencia de la patronal española con el de la europea, es que el sector necesita fusiones y adquisiciones. “El sector está demasiado atomizado”, opina. Las cinco mayores agencias de viajes concentran ahora el 64% del mercado. Solo las firmas grandes tienen la capacidad de crecer en un sector de dichas características.

“Actualmente hay en España más de 7.000 oficinas de agencias de viaje, más del doble de lo que necesitaría un país de este tamaño”, apunta Durrieu. Según sus datos, en Alemania o Francia apenas cuentan con unas 3.000 cada uno.

Así, la desaparición el año pasado de Viajes Marsans, perteneciente al grupo de empresas de Gerardo Díaz Ferran que cayeron en quiebra, “es una tragedia para sus empleados”, pero Durrieu considera que era necesario para el sector.

Con todo, las empresas siguen recurriendo a las agencias de viajes para organizar sus viajes corporativos. Casi el 80% de ellas lo hace, por lo que la continuidad del negocio parece asegurada.

Fuente: Cinco Dias (19/10/2011)