Láser 4 ubicada en Padul triunfa en el mundo de la chapa y el metal

La empresa Láser 4 -con sede en El Padul- se dedica al corte de chapa y metal, la manipulación y transformación industrial de productos metálicos. En sus instalaciones se manufacturó recientemente la antorcha de la Universiada y el pebetero (recipiente en el que arde la llama olímpica) de esa competición, en una colaboración con reproducciones Ocaña y el taller Sergio Urbano. Uno telefonea a las instalaciones de Láser 4 y contesta José María Lozano Flores, licenciado en Economía, en Investigación y Técnicas de Mercado y responsable de ventas de la firma.

Con 36 años y padre de un bebé de siete meses, el interlocutor confiesa que están hasta arriba de pedidos y que en los últimos tiempos han currado «el 80% de los sábados y domingos». En la nave realizan farolas, piezas de maquinaria agrícola, de calderas de biomasa o mobiliario urbano. A los fines de semana al pie del cañón hay que añadirle -por supuesto- las largas jornadas de lunes a viernes. Pero sarna con gusto no pica. «Quien algo quiere, algo le cuesta», sentencia José María «súper contento».

«Hemos trabajado el 80% de los últimos fines de semana, pero quien algo quiere…»

Él es uno de los cuatro socios trabajadores de la empresa, formada también por un quinto miembro capitalista. Lo sorprendente de Láser 4, que quiere reforzar su plantilla en breve, es que sus integrantes estaban en paro hace poco más de un año y supieron reconvertir su situación de desempleo en una historia de éxito. Tras conocerse en una empresa del Polígono Juncaril, de la que fueron despedidos «en una criba», Eduardo Recas González, el veterano José Romero Rodríguez, Francisco Javier Romero y José María echaron a andar la compañía que ahora va a toda vela.

Los tres primeros capitalizaron el paro y los cuatro unieron sus fuerzas y se pusieron al frente de su propio barco. Con esfuerzo, empezaron su andadura como sociedad a principios del 2014. «Conocíamos a clientes de toda la vida y a proveedores. Eso, el trabajo bien hecho y poner precios competitivos nos ayuda a salir adelante cada vez mejor. De hecho, en solo dos días (10 y 11 de febrero) ya hemos cubierto el trabajo para todo el mes de enero. ¡No paramos!», celebra el jefe comercial.

Buen equipo

José Romero, soldador con casi 40 años de trayectoria; Eduardo Recas, de 36 años y técnico superior en desarrollo y aplicación de proyectos de construcción; y Francisco Javier Romero, de 34 años, y carretillero con quince años de experiencia en el sector, son los ideólogos de Láser 4, junto a José María. Su iniciativa ya cuenta con clientes en toda España e incluso en Marruecos, donde han diseñado mobiliario urbano para la turística localidad de Chaouen.

Según el propio Centro de Desarrollo Empresarial de Granada -que les asesoró-, este equipo ha sabido promocionar sus productos de una forma muy efectiva. Cuando estaban empezando, se dedicaron a ofertar sus servicios de forma gratuita, buscando colaboración a través de las redes sociales. Hicieron medallas y trofeos gratis, a cambio de aparecer como patrocinadores en el campeonato del mundo escolar de ski alpino en Sierra Nevada, en la Ultra Trail de Sierra Nevada -una famosa carrera de fondo de 85 kilómetros- y en varias competiciones ciclistas. Gracias a aquello, les encargaron medallas para otros eventos. Ya pagadas. Y ellos, felices.

Allí, en El Padul, diseñaron y fabricaron un bidón de agua para un camión participante en el reciente Rally Dakar 15, «en un evento tan importante a nivel mundial», explican orgullosos los granadinos, quienes aparecieron nombrados entre los mecenas de esa competición. El vehículo que surcó 9.000 kilómetros por Argentina, Chile y Bolivia llevaba un cartel publicitario de la empresa paduleña, como colaboradora y patrocinadora suya. Así que José, Eduardo, Francisco y José María se sienten triunfadores en esta aventura laboral en la que, de momento, han llegado mucho más lejos de lo que ellos esperaban.

Fuente: Ideal (23/02/2015)