La fábrica de cementos del Marquesado recibe el primer espaldarazo de Innovación

La zona Norte de la provincia, convertida desde hace unos años en el escenario de los más ambiciosos proyectos de energías renovables de Granada, se convertirá también en una referencia industrial gracias a la planta integral de cementos que impulsa la empresa Cementos del Marquesado. El proyecto, que contempla la construcción de una fábrica de clínker (la materia prima del cemento) y de otra planta para la fabricación del cemento, supondrá una inversión de más de 142 millones de euros y la creación de más de 400 puestos de trabajo -un centenar directos y más de 300 indirectos-.

Con estas cifras sobre la mesa, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía declaró ayer la prevalencia del interés minero sobre el forestal la explotación de la cantera que suministrará materia prima a la fábrica del Valle del Zalabí, paso fundamental para la puesta en marcha del ambicioso proyecto. Esta declaración afecta a 93,94 hectáreas del monte público El Rescinto, propiedad del municipio y está condicionada a la declaración de impacto ambiental declarada por la Consejería de Medio Ambiente, que entre otras cosas obliga, una vez que finalicen las labores extractivas, a restaurar el carácter forestal de toda la zona afectada mediante la plantación de encinas, pinos carrascos y esparto.

El hecho de que el Consejo de Gobierno aprobara ayer la prevalencia minera sobre la forestal del terreno donde está ubicada la cantera no significa que la fábrica pueda comenzar a funcionar de manera inmediata, ya que todavía queda el trámite de la concesión minera de los terrenos, que podría alargarse durante más de un año.

El delegado de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de Granada, Francisco Cuenca, explicó ayer que el expediente de prevalencia minera aprobado por el Consejo de Gobierno “va a permitir que se pueda implantar una industria que permitirá reflotar la economía de la zona” y que se unirá a “al importante desarrollo que se está dando de las energías renovables y al aprovechamiento de la comarca de El Marquesado como zona logística”.

Cuenca recordó que la Zona Norte de la provincia sufrió, desde finales de los años 80, “un progresivo declive” producido por el cierre de las minas de Alquife, dedicadas a la extracción de hierro. Ahora, proyectos como el de la cementera intentan frenar el progresivo abandono de la población, incentivando la creación de empleo y la instalación de empresas en la zona.

Evidentemente, la instalación del complejo integral del cemento en El Marquesado no sólo beneficia a la comarca. La posibilidad de extraer la materia prima de la cantera de El Rescinto es fundamental para el proyecto de Cementos del Marquesado, ya que traer el clínker desde otras provincias encarecería el precio final del cemento.

Fuente: Granada Hoy (30/06/2010)