Facturar en negro: pan para hoy… y hambre para mañana

Los estudios dicen que los autónomos españoles ocultan entre un 25% y un 35% de su facturación y sus ingresos. Este recurso del poco recomendable dinero negro puede producir una satisfacción monetaria a corto plazo, pero según pase el tiempo las consecuencias pueden ser más perjudiciales, sobre todo a la hora de cotizar y jubilarse.

De este modo, las organizaciones que acogen a los autónomos están haciendo un intento por que sus asociados puedan afrontar su jubilación con mayores y mejores garantías. La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) proseguirá en otoño su campaña para informar a los autónomos sobre la necesidad de cotizar por bases superiores, más adecuadas a sus ingresos reales, para poder así contribuir a la actualización de las pensiones medias del colectivo en el futuro.

UPTA ha denunciado que los pensionistas autónomos cobran una media mensual de 565,28 euros, cantidad “muy por debajo” de la media del sistema, que en julio alcanzó los 805,77 euros mensuales, y “mucho más reducida” que la media del Régimen General (956,18 euros mensuales). La organización de autónomos ha señalado además que la pensión media de los autónomos ha subido “escasamente” dos euros desde abril de 2011, mientras que en el Régimen General se ha incrementando en tres euros mensuales, con lo que el diferencial “se sigue ampliando”.

Los autónomos pensionistas representan el 22% del total de perceptores. Entre los pensionistas del Régimen de Autónomos, los que tienen una pensión más alta son los de incapacidad permanente, con 628,77 euros mensuales, seguidos de los de jubilación (623,87 euros al mes). La pensión de viudedad para autónomos, por su parte, alcanza una media de 436,11 euros mensuales.

Menos pensionistas autónomos

Por otro lado, el número de pensionistas autónomos ha crecido en el último año a un ritmo tres veces inferior al del Régimen General, según un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). En concreto, entre junio de 2010 y junio de 2011, el número de pensionistas autónomos se ha incrementado en 17.040 personas, lo que representa un aumento del 0,92%. En contraste con este dato, el número de pensionistas del Régimen General ha subido en ese mismo periodo en un 2,58%.

De hecho, de los 136.153 nuevos pensionistas contabilizados el ultimo año, sólo uno de cada ocho es autónomo. Para el presidente de ATA, Lorenzo Amor, estos datos reflejan que la actual situación de crisis económica “está obligando a muchos autónomos a prolongar su vida laboral más allá de los 65 años”.

Fuente: Cotizalia (28/07/2011)