En la provincia se espera una ocupación media del 62% a partir del Miércoles Santo

El balance turístico final dependerá de las condiciones meteorológicas y de las reservas que se produzcan a última hora.

Mientras el tiempo siga acompañando, los hoteleros granadinos pueden afrontar la Semana Santa con la tranquilidad de saber que la tercera semana de abril, por fin, será buena para el sector. Los hoteles de la capital ya tienen reservas para ocupar el 81% de sus plazas a partir del Miércoles Santo, el periodo fuerte de estas ‘minivacaciones’, aunque también registran ya una ocupación del 66% desde el Domingo de Ramos hasta el Martes Santo. Eso, a casi una semana de los primeros días festivos.

Según los datos facilitados por la Federación de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada, la capital, con su Semana Santa de interés turístico internacional, será el mayor punto de concentración de visitantes, aunque el resto de la comarcas turísticas también se verán beneficiadas por la llegada de viajeros.

En el Poniente y el Altiplano la ocupación durante la segunda mitad de la Semana Santa alcanzará el 65%; en Guadix y el Marquesado se llenarán el 60% de las plazas hoteleras; en la Costa Tropical la ocupación superará el 57%; y en Sierra Nevada y la Alpujarra el nivel se quedará en el 54 y el 50%, respectivamente.

Por tanto, de media la provincia registrará un nivel de ocupación del 45% durante la primera mitad de la Semana Santa, que aumentará hasta un 62% a partir del Miércoles Santo. Al menos por el momento, porque a medida que se acerque la Semana Santa y que se confirmen las condiciones meteorológicas, la ocupación probablemente aumentará, por obra y gracia de las cada vez más socorridas reservas de última hora.

El sondeo realizado por la Federación de Hostelería y Turismo indica que los establecimientos hoteleros más beneficiados por los próximos días festivos serán los hoteles de cuatro estrellas más céntricos, que son los que registran por el momento mayor nivel de ocupación.

El presidente de la Federación de Hostelería, Carlos Navarro, confirmó que el sector tiene muchas esperanzas puestas en esta Semana Santa, que de registrar buenos resultados permitiría a los hoteleros compensar en parte los pésimos resultados acumulados durante los últimos tres años. Eso sí, todo dependerá del tiempo. “Esperamos como agua de mayo que la meteorología sea buena y el sector pueda resarcirse de alguna forma de los pésimos momentos que lleva soportando desde hace tres años”, explicó Navarro. Del buen tiempo depende el balance no sólo del sector hotelero, sino también el de la restauración, ya que durante la Semana Santa no sólo llegan viajeros de fuera de la provincia, sino que también se registra un importante movimiento de clientes locales. El buen tiempo invita a salir, a comer o cenar fuera, a ir de compras… En definitiva, a consumir.

En comparación con años anteriores, la Semana Santa de 2011, si se cumplen las expectativas del sector, será “ligeramente mejor”, aunque la diferencia no será para tirar las campanas al vuelo. “En términos generales esperamos que la Semana Santa sea buena. Sólo faltaría que una Semana Santa que cae en abril no lo fuera. Eso sería desastroso para un sector que lleva más de tres años soportando cifras negativas”, explicó el presidente de la Federación de Hostelería.

Lo que no cambia es la tendencia a la baja de las tarifas hoteleras. Pese al buen posicionamiento de la Semana Santa granadina -sólo Sevilla y Málaga cuentan también con una Semana Santa de interés turístico internacional-, la mala racha del sector turístico y la cada vez mayor competencia obliga a los establecimientos hoteleros de toda la provincia a rebajar sus precios, con las pésimas consecuencias que conlleva para la rentabilidad del negocio.

Fuente: Granada Hoy (14/04/2011)