El Eurogrupo: «Los bancos españoles son ahora más fuertes y resistentes»

España abandonará el rescate bancario sin condiciones añadidas, aunque la troika seguirá supervisando la salud de la banca hasta que se haya devuelto el 75% del dinero de la ayuda.

Los ministros de Economía de la zona euro han decidido, como se esperaba, que España e Irlanda pueden abandonar el rescate a finales de este año, sin condiciones añadidas, aunque aún bajo una vigilancia de la Comisión y el BCE. Aunque el ministro Luis de Guindos habló de una salida «limpia», el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem y el vicepresidente de la Comisión Olli Rehn reconocieron que se ha acordado un periodo de supervisión que se mantendrá hasta que se haya devuelto el 75% del dinero de la ayuda a la banca, cuyo importe total es de 39.078 millones.

España e Irlanda son los dos primeros países que abandonan un rescate europeo, por lo que no existe una experiencia legal todavía sobre cómo se debe desarrollar el proceso. En el caso de España se ha señalado además que es «prioritario» que complete las reformas necesarias en el campo de la «gobernanza corporativa» de las antiguas cajas de ahorro, en relación a la separación entre la gestión de los nuevos bancos y la propiedad de las antiguas entidades de ahorro.

«Me gustaría dar la enhorabuena a España por sus progresos, ha pasado por momentos difíciles pero ahora están de vuelta en el camino de la recuperación», ha asegurado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. «La población española ha pasado por momentos difíciles pero sus esfuerzos serán recompensados en los próximos años», ha añadido. En la opinión del político holandés los bancos españoles son ahora «más fuertes y resistentes» y eso «se ve demostrado en el apoyo de los mercados y los buenos datos macroeconómicos». Sin embargo, Dijsselbloem ha considerado que «no hay que ser complacientes porque los datos de desempleo continúan siendo muy preocupantes para la economía global».

Una salida limpia

Nuestra marcha en todo caso se producirá de forma «limpia» y «sin prórrogas» o añadidos, según representantes de la Eurozona, ya que se ha cumplido con éxito el objetivo de sanear la banca. También el ministro Luis de Guindos se ha mostrado confiado en que no habrá baches o sobresaltos a la salida. «Lo que vamos a ver ahora, esperamos cerrarlo, es una salida limpia», afirmó de Guindos a su llegada al encuentro.

Las aguas han vuelto a su cauce en los mercados y España se financia ya sin problemas. «Dada la estabilidad y la mejora de la actividad que hemos estado viendo en España, (una salida limpia) sería un camino a seguir seguro y una apuesta igualmente segura», consideraron las autoridades comunitarias.

«Todos los indicadores apuntan en la dirección correcta, es decir, (la banca española) está recuperando depósitos, devolviendo las líneas de liquidez que tenía con el Banco Central Europeo (BCE) a través de las líneas que puso a disposición de la banca», destacó también De Guindos.

«El cierre del programa español es una buena noticia, no solamente desde el punto de vista de los bancos, sino también para la economía española y la europea», aseguró el ministro.

Agregó que el programa español «ha sido capaz de reestructurar y sobre todo proporcionar muchísima transparencia y muchísima claridad sobre la situación del sistema bancario español, lo que son elementos de confianza».

De Guindos indicó que lograr que la banca española sea percibida como solvente a través de su saneamiento es «un paso, una condición necesaria» para que el crédito vuelva a fluir a la economía real con normalidad y respaldar el crecimiento.

«A partir de aquí, hay que combinarlo con la mejora de la situación económica en España, que llevará a un incremento de la demanda del crédito”, dijo el ministro, quien apuntó que ya se perciben “algunos indicadores de que hay, en algunos aspectos concretos, una perspectiva diferente desde el punto de vista de disponibilidad de crédito”.

En su análisis preliminar sobre la cuarta revisión publicado el 30 de septiembre, la troika valoró que la asistencia a la banca española ha permitido mejorar el capital y la liquidez de las entidades, que cuentan con una solvencia «cómoda» tras las medidas tomadas.

41.300 de los 100.000 prestados

Queda muy lejos aquel sábado de julio en el qué España firmó con la troika por una línea de crédito de 100.000 millones de euros para sacar del hoyo a su sector financiero y crear un banco malo. De esa cantidad, España ha utilizado 41.300 millones.

Una ayuda económica que generó entonces fuertes tensiones entre los países rescatados por la Eurozona, que reclamaban condiciones tan favorables como las nuestras. «El Gobierno español ha cerrado un mejor acuerdo», denunciaba Pearse Doherty, el portavoz de finanzas del partido irlandés Sinn Fein irlandés al hacerse público el contenido. El primer ministro luso también protestó: «no puede haber Estados de primera y Estados de segunda. Es necesario que la UE trate a todos los Estados miembros igual», argumentaba.

Unos se van, otros siguen

Año y medio después también Irlanda recibe luz verde para dar por finalizado su programa de rescate con la enhorabuena de la troika.

En la cuerda floja siguen Portugal o Grecia, que todavía no ha logrado llegar a un acuerdo sobre las medidas que serán necesarias para salvar la brecha fiscal del próximo año.

«La troika y las autoridades griegas están a millas de distancia respecto a las medidas fiscales necesarias para cubrir el agujero fiscal previsto para 2014. Si no hay acuerdo sobre esto, no es posible concluir la revisión del programa», señalaron fuentes del Ejecutivo comunitario.

Sin embargo, hay que intentar ser optimistas, ya que estamos todos en el mismo barco. En este sentido, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble aseguraba este jueves que el fin del rescate de España e Irlanda demuestra que la política de la UE para estabilizar el euro y combatir la crisis -dirigida en buena medida por Berlín- es «adecuada y exitosa».

«España también saldrá a finales del año del programa, Portugal va por el buen camino, Grecia también ha hecho progresos importantes», ha afirmado Schäuble a su llegada a la reunión del Eurogrupo. «Es un buen día para acordarnos de que todavía tenemos grandes retos por delante, pero estamos en el camino correcto y hemos logrado mucho», ha señalado.

Fuente: ABC (15/11/2013)