Industrias Espadafor: los reyes del sin alcohol

Industrias Espadafor se ha convertido en una empresa líder de bebidas sin alcohol. Días atrás, la firma presentaba el vermut Versin, que se suma a su otra docena de líneas de productos. “Somos una empresa en crecimiento, sin prisas, escalón tras escalón”, afirma José Espadafor, uno de los dueños. Todo comenzó en la década de los 20 cuando su abuelo Francisco creó un pequeño establecimiento para elaborar y embotellar vinos de la tierra. La siguiente generación familiar, encabezada por Juan, su padre, ya empezó con las bebidas sin alcohol, línea que el hoy propietario continúa desarrollando. “Un momento importante en la vida de la firma ha sido el amplio estudio de mercado que comenzamos en 2003 y finalizamos en 2006”, comenta José Espadafor.

“Queríamos conocer más los gustos de los consumidores y analizar hacia dónde expandirnos”, añade. El trabajo ha dado sus frutos. La empresa ha ganado terreno y hoy día exporta a 35 países de todo el mundo desde su sede en la avenida de Andalucía. Toda la comercialización externa se hace desde Granada, ya que no tiene filiales. Entre los retos de futuro se encuentra el traslado al parque empresarial Profitegra de Escúzar, que le permitirá duplicar los 6.000 metros cuadrados de nave que dispone en la actualidad. Otra meta, asegura Espadafor, radica en “continuar satisfaciendo al consumidor con productos de calidad al mejor precio”.

La empresa, resalta el propietario, cuenta con 40 trabajadores, de los cuales el 10% se encuentra en el departamento de calidad. Ejemplo de esta política de excelencia han sido los dos años de estudio de mercado o las encuestas realizadas a 2.500 personas antes de lanzar el aperitivo Versin. El 99% de voluntarios que probó el vermut le dio una nota positiva. El propietario puntualiza que la empresa se enfrenta a la crisis “con innovación” y la expansión hacia el exterior, estrategias gracias a las que, “dentro de lo que cabe”, no les hace “sentir demasiado” la recesión.

Entre los productos de la compañía se encuentran la línea Bambú, que ofrece en botellines gin tonic, whisky peach, vodka con limón y ron con cola con apenas 4,5 grados de alcohol; el Ronsin, Semivin (vino a base de uva); Fruta y Sol, compuesto por aperitivos de manzana verde, plátano y mora, entre otros; Dama de Baza (bebidas a base de concentrados y zumos de granadina y kiwi, entre otros trece sabores); Lloberetta, una bebida con burbujas achampañada con sabor a frutas; y Champín, similar a la anterior pero destinada a los niños.

Espadafor también posee la línea Sparkling, Whissin, un güisqui sin alcohol; La Flor de Chirimoya, de textura cremosa y hecha a base del fruto tropical granadino, el ron y crema Pálido Tropical, y el exitoso producto Castillo de Salobreña, que cuenta con dos variantes: mosto de uva y de manzana.

Fuente: La Opinión de Granada (05/05/2009)